martes, 16 de octubre de 2012

Inspecciones difíciles


Algunas inspecciones son un poco más difíciles que otras. En este caso, el encargo consistía en la inspección para la detección de fisuras y determinación del estado del hormigón de la estructura de cuatro pozos de saneamiento de alguna fábrica importante del tejido industrial de Sevilla.

Aún realizándose en época de parada de actividad, paralizando los vertidos, y, tras la limpieza por parte de una empresa especializada, es evidente que hay que tomar precauciones para su revisión.

Se trata de pozos donde se recogen aguas fecales, por lo que existe un contenido importante de gas metano, altamente inflamable y nocivo por inhalación.

El equipo de revisión constaba de lo siguiente:

Mono blanco de teflón.
Botas de agua altas.
Linterna estanca y homologada para no generar chispa.
Equipo autónomo de respiración de oxígeno.
Explosímetro.
Cámara de fotos (bien protegida).
Herramientas manuales para la limpieza.

El explosímetro mide la concentración de oxígeno y de monóxido de carbono en el ambiente. Cuando aparecen otros gases que desplazan el oxígeno, y/o hay un exceso de monóxido de carbono, aparece la señal de advertencia.

Como todas las medidas son pocas, el equipo constaba de dos personas con el mismo equipaje. Tres de los cuatro pozos presentaban una profundidad de 2 m, siendo en el cuarto de 8 m de profundidad. En este último se usó además un equipo de sujeción y rescate dotado de arnés y cuerda, montado sobre un trípode con un polipasto para rescate en caso necesario.

Pertrechados, comenzamos la inspección por los más pequeños y finalizamos el día por el más grande.

El procedimiento de inspección constaba de los siguientes pasos:

1.- Inspección visual para reconocer la estructura y composición.
2.- Revisión de esquinas y encuentros con tubos para detectar nidos de grava o coqueras.
3.- Limpieza de zonas aleatorias para revisar la composición superficial del hormigón.
4.- Revisión de bancadas de bombas.
5.- Revisión de estructura de techo.
6.- Reportaje fotográfico de todo lo anterior.

Para alegría de la empresa encargante, el resultado de la inspección resultó bastante satisfactorio, presentando los pozos ausencia de fisuración y daños aparentes. La estructura de techo estaba en buenas condiciones. Sólo se hizo la recomendación de la aplicación de un sellado preventivo alrededor de los tubos de salida y entrada para evitar una posible contaminación del terreno alrededor.



Siempre he sido partidario de “tocar” los trabajos que nos encargan. Metidos en la mierda, la perspectiva cambia bastante. En este caso, literalmente lo estuvimos.

"Quien se empeña en pegarle una pedrada a la luna, no lo conseguirá, pero terminará sabiendo manejar la honda"

Proverbio Árabe
Publicado por: Raúl Romero Cantillo

Inspecciones difíciles

Share:

Post a Comment

Facebook
Blogger

2 comentarios:

  1. Curiosos trabajos los que os buscais...

    En cualquier caso estabais bien preparados por lo que he podido ver y al final seguro que ha sido una experiencia de la que sacar un buen poso.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! como anécdota, ese día coincidió con mi cumpleaños, así que, me pase todo el día de pozo en pozo mientras mi familia me esperaba para la fiesta, a la que llegué con un "olor" sospechoso...

      Todo un día de experiencia!

      Eliminar

© ¿Por qué sale agua del enchufe? All rights reserved | Theme Designed by Blogger Templates