jueves, 20 de septiembre de 2012

Cómo sustituir las viguetas de un forjado sin sacar a la gente de su casa. Y en sólo 15 días.


Se trata de una obra de finales de 2.009.

A través de un conocido vamos a una vivienda en Alcalá de Guadaíra (Sevilla) cuya estructura está en bastante mal estado. Ya veréis las fotos.

Nos han llamado para ofertar la obra como una empresa más. Sacar a la familia de la vivienda, demoler la mitad de la casa (primera crujía) y reconstruir la vivienda. De 6 a 7 meses de obra por el lado corto.

Esta familia ya tiene Proyecto y están en periodo de concesión de licencia de obras.
La ejecución corre prisa y el asunto económico también tiene bastante peso. La familia tiene que pedir un préstamo para hacer frente a estos trabajos.

El estado en que nos encontramos el forjado era este. No echéis cuenta del puntal horizontal, es una foto de la obra comenzada y luego contaré para qué sirve.




La primera crujía tiene 10 viguetas. Todas en el mismo estado que la de la foto.
El forjado estaba oculto tras un falso techo de escayola. Nos comenta la propietaria - llamémosla Carmen - que una noche, de madrugada, escucharon un ruido tremendo. Como un accidente de coche. Que salieron a la calle y no vieron nada.
A la mañana siguiente se percataron de una fisura en el techo de escayola.
Llaman al seguro de la vivienda, envían un escayolista, desmonta la placa fisurada, la repone, termina el techo y se marcha.
A los pocos días ocurre lo mismo, un ruido idéntico y la fisura en el mismo sitio.
Llaman al seguro de la vivienda y viene otro escayolista. 
Éste debió tener más sentido común que el anterior porque cuando desmontó la placa de escayola y vio esto, dio la voz de alarma inmediatamente.
Se procedió a desmontar el techo completo. 10x3 m2 aproximadamente.
Por cierto, la pellada blanca que se ve en la primera foto de arriba es donde el primer escayolista fijó la caña de la escayola. A los redondos oxidados y vistos.

Nos gustaría describir la angustia de Carmen ante tal situación. Pero no hay palabras. Por tener que hacer un desembolso no previsto y por la duración de la obra. A ver dónde metía ella a su familia mientras tanto.

Le comentamos que se quede tranquila, podemos hacerle la obra en 15 días y sin salir de su casa. Si está dispuesta a soportar el ruido y la suciedad, puede quedarse. Sólo hay que cambiar la solución propuesta en el proyecto y volver a pedir licencia.

Se le saltan las lágrimas.

Este es el motivo de compartir esta experiencia en el Blog. Técnicamente no es una obra compleja de ejecutar y económicamente tampoco es para tirar cohetes, pero la satisfacción de poder ayudar a esta familia, aparte de darnos trabajo, nos enorgullece.

Lo demás: reunión con la Arquitecta, visita a una obra similar y modificado del proyecto.

El sistema es bastante ingenioso: se trata de montar un refuerzo activo por debajo del forjado existente. Este tipo de refuerzo sustituye la estructura actual entrando en carga desde el montaje inicial y no es como otros tipos de refuerzos que esperan a que falle la estructura para entrar en carga, lo que puede originar otras patologías por flecha diferida.

Un refuerzo tradicional, por ejemplo la instalación de una perfilería metálica por debajo de las viguetas existentes, no entra en carga hasta que falla la estructura que se pretende reforzar, con lo que además de la flecha de la propia estructura, aparecerá la flecha de la nueva estructura cuando entre en carga. No parece una buena solución cuando lo que tenemos encima es una cubierta, con los posibles problemas de filtraciones o levantado de solerías que se podrán producir.


Lo que planteamos es meter la vigueta nueva en carga de manera que la flecha quede anulada por un preflechado inicial.


Se comenzaría eliminando los restos que puedan desprenderse de techos y paredes - para el apoyo de los nuevo elementos -.

Luego, en los muros - en este caso son muros de carga - se procede a cajear un dado que servirá de apoyo al nuevo sistema.

Estos dados se rellenan de hormigón. Nosotros optamos por un relleno a base de microhormigón predosificado de muy alta resistencia. 
Los puntales horizontales de las primeras fotos servían para acodar el encofrado.

En la siguiente foto pueden verse los dados terminados. En este caso, un dado a cada lado de la nueva vigueta. Esta es la ejecución de los dados de la izquierda.


Una vez endurecido en hormigón (sin fraguar completamente. El microhormigón ofrece unas altas resistencias iniciales suficientes como para ponerlo en carga al segundo día), se procede al montaje del sistema.

Cada vigueta está compuesta por tres tramos, lo que además la hace telescópica para poder adaptarla a las variaciones de longitud que sean necesarias.

Primero se presentan los perfiles extremos.


Luego se coloca el perfil central. Se dibuja un arco con los perfiles. En el croquis aparece exagerado.


Se procede a soldar la unión de los perfiles.




Una vez soldados y con la ayuda de gatos hidráulicos se procede a empujar los extremos de la nueva vigueta con una presión conocida y calculada para cada vigueta.


Cuando los perfiles alcanzan su posición definitiva, se montan las piezas especiales de los apoyos extremos.


Se rellenan las oquedades con un mortero especial y con la ayuda de una bomba peristáltica - que es la misma que se utiliza para bombear sangre en las operaciones quirúrgicas -.



Una vez hecho esto, se protegen los apoyos y el sistema está terminado.


Se repiten los mismos pasos para cada vigueta.

En resumen, hemos pasado de esto:


A esto:

En sólo 15 días.

Aquí algunas fotos del sistema terminado.



Terminamos colocando el falso techo de escayola y ya está.

Este sistema ofrece una garantía de 10 años, según marca la LOE y dispone de certificado DIT expedido por el Instituto Eduardo Torroja.

Dentro del amplísimo abanico de posibilidades que el mercado ofrece, intentamos aplicar la mejor a cada caso.
La mejor no siempre tiene que ser la más económica - aunque en este caso sí ya que la reparación no alcanzó los 27.000€ -, sino la más funcional.

Nosotros contentos y los clientes más contentos todavía.

Publicado por: Raúl Romero Cantillo

Cómo sustituir las viguetas de un forjado sin sacar a la gente de su casa. Y en sólo 15 días.

Share:

Post a Comment

Facebook
Blogger

2 comentarios:

  1. Muy buen reportaje, pero no acabo de entender el tener que levantar los refuerzos de los extremos con gatos hidráulicos.
    Yo he trabajado varias veces con el sistema Mecanoviga y es algo mas sencillo aún que éste.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por esta fantástica información, excelente artículo. Muy bien explicado. Saludos, seguimos en contacto! :)

    ResponderEliminar

© ¿Por qué sale agua del enchufe? All rights reserved | Theme Designed by Blogger Templates