jueves, 23 de agosto de 2012

Nuevos materiales vs las prisas


Hoy en día, el desarrollo de los nuevos materiales permiten un ahorro considerable de tiempos en la puesta en obra. Para más detalle, la ejecución de forjados unidireccionales con bovedillas de poliestireno expandido, o, para los más profanos, el típico porexpan o corcho blanco de toda la vida.

Nos avisan para realizar una visita a una obra en curso. Para más detalle, la construcción de un pequeño edificio de oficinas de dos plantas de altura y planta sensiblemente rectangular. Pilares colocados a eje y vámonos que el tiempo apremia. Fácil y bastante más rápido. En vez de la pesada bovedilla cerámica colocamos la bovedilla de porexpan (para los amigos). Permite cortes como queramos, puedes transportar varias tú solito y casi puedes ir sembrando el forjado de bovedillas a diestro y siniestro en cuestión de minutos.

Con la estructura terminada, la jefatura de obra se da cuenta de unas pequeñas coqueras en la parte superior de los pilares, más bien felinas.

A modo de descripción general: estructura de dos plantas desnuda. Pilares, vigas planas, viguetas de hormigón y bovedillas de corcho. El jefe de obra me acompaña y me enseña varios pilares donde, en su cara superior, aparecen pequeños nidos de corcho. Muy a la ligera me dice que de lo que se trata es de picar, extraer el corcho y rellenar con mortero de reparación. "¿Empezamos mañana?"

Callo, tomo nota de los pilares a reparar y me vuelvo a la oficina pensando por qué narices hay corcho en las caras de pilares. En un momento, me asalta una terrible duda...

Quedamos de nuevo en la obra, apuntalamos un pilar a cuatro puntales por cara al objeto de descargarlo completamente y, con brío, procedemos a picar (con martillo y cincel, nada de potentes equipos de percusión) los nidos de corcho. 5 minutos después, 30 cms de la cabeza del pilar se desploma de una pieza...



Parece que nadie se acordó de limpiar el corcho restante y, por arrastre, se depositó en todas las cabezas de los pilares. Pasamos de picar unas coqueritas a reconstruir la cabeza del pilar...

Procedimiento relativamente sencillo. Apuntalamos hasta descargar el pilar, picamos la zona dañada hasta la completa eliminación de restos sueltos, aplicamos una resina epoxi que pasiva y sirve de imprimación para las armaduras y reconstruimos (previo encofrado) la cabeza del pilar mediante mortero grout (mortero de retracción compensada, es decir, que no retrae durante el fraguado), aplicado en tongadas de 30 cms. Sencillo, excepto por un detalle. Hay que garantizar que el mortero rellena hasta el encuentro con la viga, por lo que, hay que llenar por encima de la cota inferior de la viga. Tenemos vigas planas, por lo que la solución, para evitar dos fases, pasa por eliminar la calle de bovedillas más cercana al nudo a tratar y rellenar desde la cara superior del forjado. Esto deja unos elementos de mortero hasta la cota del planta superior que posteriormente se eliminaron, terminando el trabajo con la restitución de la parte del forjado eliminado para los trabajos de vertido.



Reparados así el 80% de los pilares de la estructura. Sin entrar en detalles de precios, evidentemente, hubiese sido más fácil y barato limpiar, ¿verdad?

"Todo el mundo miente" 
Dr. House
Publicado por: Raúl Romero Cantillo

Nuevos materiales vs las prisas

Share:

Post a Comment

Facebook
Blogger

No hay comentarios:

Publicar un comentario

© ¿Por qué sale agua del enchufe? All rights reserved | Theme Designed by Blogger Templates